sábado, 23 de agosto de 2014

Solo tenía que mirar en el espejo...

Buscaba a la persona que le diera lo que necesitaba.

Nunca estaba satisfecho. Siempre decepcionado, deambulando de un lado a otro esperando la suerte de encontrarla...

Y se cruzó con ella, tuvo muchos nombres a lo largo del tiempo, creyendo que la búsqueda había terminado. Sentimiento efímero...

Y la tenía tan cerca, tan a mano...siempre estaba ahí, frente al espejo.


jueves, 7 de agosto de 2014

Problemas en otros países...

Me parece muy loable la gente que hace los problemas ajenos suyos, realmente, todos lo hacemos en ciertos momentos, unos con obras circundadas a nuestra familia, amigos o a pequeña escala y otros con proyectos de gran envergadura, como intentar paliar las condiciones de vida en otros países de una forma realmente activa.

Lo que no entiendo es que esas personas criminalicen actitudes correctas, como es preocuparse porque en tu país, donde vives, no surja un brote de ébola, caso que nos ocupa en estos momentos, insinuando que eres egoísta, como refleja o así interpreto yo, el mensaje que aparece en el cartel que circula por las redes en estos momentos y que dejo más abajo.

Y no lo entiendo, porque la preocupación por problemas que le son ajenos puede que le haga bueno a él, pero lo que no hace, de ninguna manera, es malo a quien no los toma como propios.

Y hablo de manera objetiva, pues aunque no he hecho grandes sacrificios, todo sea dicho, tengo en mi haber años colaborando con organizaciones que sí miran hacia África. También tengo claro que eso no me hace mejor que quien no colabora y mucho menos a esa persona la hace peor que yo.



P.D.: Lo que sí me parece poco ético es utilizar como arma arrojadiza la problemática africana.
P.D. (2): Por cierto, creo que las ayudas que se ofrecen son pan para hoy y hambre para mañana. Mi teoría es que la sobreprotección termina haciendo débil a la gente y la incapacita para enfrentar los problemas que estas ayudas no solucionan, ya que solo palían sus efectos.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Algunos, de vez en cuando, aprenden ciertas lecciones...

Hoy en el gimnasio me dice un chico:
- El lunes no te vi.
A lo que yo contesto:
- Tuve un día de esos premenstruales en los que estoy tan floja que no tengo fuerza ni para abrir un tapón de rosca.
A lo que él contesta:
- Eso que os pasa es psico...mmmm...bueno, la verdad es que el descanso también es parte del entrenamiento.

Casi muero de la risa.

Hay chicos que han aprendido que los desajustes hormonales de las mujeres ni se cuestionan, ni se discuten, ni tan siquiera se nombran, se les dice amén y punto, que total, en mi caso, es un día al mes.